Revista Nuevos Escenarios 2020

La tarea docente nos permite trabajar definiendo muchas variables, situaciones o condiciones en un marco institucional normativo y con expectativas esperables; todo esto como en un determinado orden que nos hizo sentir que vivíamos en una cierta “normalidad” Incluso muchas experiencias formativas de base siguen construyendo o capacitando para reproducir esa institucionalidad. La realidad mundial actual irrumpió para interrogar fuertemente a la institución educativa y por ende a sus docentes, presentándoles cuestiones que sorprenden y desbordan, activando y poniendo en marcha acciones que requirieron un mayor grado de iniciativa. Ahora necesitamos reflexionar sobre cuáles son las maneras de encontrar nuevas estrategias en el campo de la enseñanza partiendo de la disposición de los educadores en cuanto al interés, la motivación y el compromiso de valorar oportunidades. Llegó el momento de poner efectivamente la innovación educativa con calidad, asumiendo que para realizarla es necesario no tan solo estar muy motivado, sino tener las herramientas didácticas o las estrategias básicas, hace falta la preparación que en el pasado era más bien individual y en la actualidad, cada vez con más fuerza, se produce de forma colectiva a través de redes de intercambio de educadores y de diversas maneras comunicación académica, la red – internet tiene una oferta muy importante al respecto. Es necesario tomar en cuenta que el protagonismo del niño o joven en el aprendizaje es el centro que moviliza el acto educativo, aún más en estas circunstancias en que la escuela, las clases, se vivencian desde los hogares, las casas o lugares donde residen los estudiantes. En algunos casos la presencialidad escolar se da a través de plataformas o recursos de internet que nos permite un cierto encuentro salvando distancias y la permanencia en lugares distintos y hasta a veces muy lejanos. Muchas de estas experiencias se reflejan en estos “Nuevos Escenarios Educativos” en donde la diversidad de actores y prácticas educativas vuelven a tener en común la contextualización y los dispositivos educativos en una dinámica muy activa. Se visualiza que esa tensión que pudo o genera la realidad es una posibilidad para que en los dos extremos de la relación nos vivenciemos potenciando el vínculo pedagógico, no se trata solo de generar emoción para el aprendizaje sino que se construya con in – tensión y lograr la ex – tensión del acto educativo. Así seguiremos construyendo, quizás una nueva normalidad o habitualidad pero sin lugar a dudas asumiendo que la realidad nos planteó un desafío que transformamos en oportunidad

Lee la revista completa aquí 

RevistaNuevosEscenariosEducativos Ed.16